Fresas con nata en forma de ramo de rosas

Fresas con nata en forma de ramo de rosas

Fresas con nata en forma de ramo de rosas

Qué os parece si le preparamos, fresas con nata en forma de ramo de rosas, aunque parezca difícil cortar así las fresas, la verdad es que es sencillo.

Cuando conozcáis la técnica para convertir las fresas en rosas, podréis decorar cualquier postre con ellas, (helados, yogures, cupcakes).

Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Fresas con nata en forma de ramo de rosas

Como podéis aplicar esta técnica floral a cualquier preparado, donde la fresa tenga además un papel decorativo, os la traigo con uno de las más sencillos pero no por ello menos delicioso, unas fresas con nata.

Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Fresas con nata en forma de ramo de rosas

Ingredientes: (para aprox. 4 copas)

500gr de fresas (bien frescas, sin golpes ni manchas)
25-30 gr de azúcar (en función de vuestros gustos)
1 limón ( también podéis usar lima o vinagre)
200 ml. de nata para montar (35% MG)
Os vendrán muy bien unos palillos largos de madera, los típicos para pinchos morunos.

Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Lavad bien las fresas y reservamos para la decoración aquellas que os parezcan más atractivas.
Preferentemente deben ser de un tamaño regular, bien formadas, todo lo simétricas que sea posible, y por supuesto, sin manchas ni golpes.
Si tienen las hojitas verdes y frescas, mucho mejor.
 
Es ideal aquella fresa que además de cumplir todo lo anterior tiene un tamaño de aproximadamente 4-5 cm de altura.
 
A las demás las cortáis del tamaño que más os guste.
Las ponemos en un bowl, echar azúcar como 25-30gr, un poco a vuestro gusto, pero teniendo en cuenta que el azúcar nunca sobra.
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Luego las rociamos con el zumo de un limón. Las tapamos con papel film y las dejáis a temperatura ambiente al menos un par de horas.
Si las queréis de un día para otro, las dejáis tal cual en la nevera. Recordad que el frío ralentiza todos estos procesos.
 
El ácido del limón propiciará que suelten su jugo, pero también lo hacen la lima, la naranja o el vinagre, así que usad lo que más os guste.
A mí me encanta el vinagre, pero para esto prefiero el limón.
 
Para macerar hay que añadir bastante más de lo que necesitamos al hacerlo con limón. No así con el vinagre del que solo necesitaríamos un chorretón.
Fresas con forma de ramo de rosas:
Mientras, prepararemos las rosas. Cogemos una fresa y ensartadla por la base a un palillo, sin que la atraviese.
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Con un cuchillo afilado, que podamos manipular fácilmente, hacemos 4 cortes consecutivos en la base de la fresa.
Estos cortes deben tener una ligera inclinación hacia el centro de la base de la fresa. 
 
Antes de nada observad bien la fresa por un momento, imaginad el tamaño que deberían tener los cortes para que podamos hacer 4 y que sean más o menos iguales.
Calculad también donde estaría la parte central, algo así como el ecuador de la fresa.
 
Una vez nos hayamos hecho una idea mental empezad a cortar con decisión, sin aplastar la fresa.
 
Haced un corte, más o menos, a la mitad de la altura total de la fresa. Quizás un pelín menos, pero poco.
Una vez hecho giráis la fresa, un cuarto de vuelta (90º), con la mano que sujetáis el palillo.
Hacemos un segundo corte de las mismas forma que el anterior, justo a continuación.
 
Procurad siempre vigilar con la punta del cuchillo, para no romper el pétalo anterior.
Hacemos un tercero y finalmente el cuarto. Os tienen que quedar 4 pétalos, más o menos iguales.
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Ahora os colocáis otra vez en el centro entre el extremo superior de los primeros pétalos y la punta de la fresa.
 
Entre pétalo y pétalo hacemos un corte similar a los anteriores. Deberían salir 4 a no ser que la fresa sea muy puntiaguda, entonces 3, no pasaría nada.
Pero recordad observar un poco antes de cortar y haced un cálculo mental para que os quepan 4 cortes.
Ahora solo os queda la punta. Si es pequeñita haremos un solo corte, justo en el centro, partiéndola en dos.
Si es lo suficientemente grande dividid la punta en tres partes que serían los dos pétalos y la parte central.
Aquí lo veréis mejor.
 
Observad que hay 4 pétalos exteriores, 4 en el centro, dos pétalos arriba del todo y, en el centro, una parte entera.
Sea cual sea el tamaño que tenga nuestra fresa, mientras sea proporcionada, puede dividirse en este grupo de cortes. 
Pero, si la fresa  guarda poca proporcionalidad es muy posible que tengáis que hacer otra fila de pétalos.
Más adelante os enseñaré una que hice expresamente para que lo vierais. No queda mal, pero, si lo hacéis en fresas de proporción adecuada es mejor, queda casi perfecto.
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Cuando hayáis acabado con los cortes, con la misma punta del cuchillo, separamos con mucha delicadeza los pétalos para abrirlos un poco.
Mientras termináis con todas las que queréis hacer, id colocando las fresas en un vaso o recipiente adecuado. procurad que no se toquen demasiado o se chafen.
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Si al terminar debéis reservarlas un rato, hacedlo como si se tratara de un ramo, como os muestro en la foto.
Colocarlas con cuidado y envolverlas holgadamente con papel de aluminio. Bien cerrado. 
Podéis reservarlas en la nevera donde os aguantan perfectamente 2 o 3 horas. 
Tened en cuenta de no dejarlas mucho más tiempo, pues las puntas acaban estropeándose.
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Cuando las fresas que teníais en maceración hayan desprendido una buena cantidad de jugo, nos dispondremos a preparar las copas. 
Empezad por montar la nata y, si queréis, cargáis una manga pastelera con la boquilla que tu quieras. Si no tienes manga tampoco pasa nada,  usas una cuchara para servir y listos.
 
Utilizad copas de champagne o cava que sean altas (así con las rosas parecerá el jarrón).
Llenad con las fresas maceradas aproximadamente 3/4 partes de la copa. Poned tanto jugo como os apetezca, esto es al gusto.
El resto, hasta sobrepasar la copa al menos 1/3 parte, llenarlo de nata.
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
La nata, si queréis, la endulzamos con un poco de azúcar mientras la montáis. Si no lo hacéis no pasa nada, pues las fresas ya son dulces, eso como queráis.
Pero montarla vosotros, porque la nata que venden en sprays no tiene apenas consistencia y la vamos a necesitar.
Quitad el palillo de pincho de las fresas y colocar 1, 2 o 3 sobre la nata montada. Las que vosotros queráis poner.
Una fresa se aguanta perfectamente en la copa, 3 fresas dependiendo de la superficie disponible, es un poco más complicado, pero se sostienen.
Pero si tenéis dudas, podéis insertar un pequeño palillo de dientes y clavarlo en la nata montada, eso ayudará a que se sostenga y quedará discreto. Avisáis a los comensales que tienen un palillo.
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Fresas con nata en forma de ramo de rosas

Para comer este postre van estupendas las cucharitas de cocktail, con un mango más largo de lo habitual, que llegue a todos los rincones.

Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Fresas con nata en forma de ramo de rosas

Además de estas copas con nata, o cualquier tipo de postre, el hecho de cortar las fresas en forma de rosas puede ser una buena idea allí donde se requiera una presentación delicada y original.

Queda estupendo como centro frutal decorativo en una mesa con invitados. O, simplemente, para untar en una deliciosa fondue de chocolate, junto a la que podemos servir un ramo de estas rosas. O fresas con champagne.

Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Si lo que queréis es presentar un centro decorativo, mi sugerencia es que compréis un complemento que os vendrá de perlas y dará un aspecto profesional a vuestro centro.
Se trata de unos finísimos alambres que vienen recubiertos, o bien en color verde para simular flores, en colores vivos o tonos dorados o plateados ideal para todo tipo de fiestas (podéis verlos en la foto de abajo).
Se venden en todas aquellas tiendas que vendan  accesorios para fondants y tiene un precio muy asequible.
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Vienen en bolsas de 50 o 100 unidades y son de aproximadamente 30 cm de longitud (aunque los hay de muchos tipos).
Existen varios calibres y resistencia para que podáis adaptarlos al peso de vuestras flores, aunque, como podéis ver, pueden doblarse o modificarse fácilmente y adaptarse a lo que necesitéis.
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Elegís un jarrón que os guste, las ponéis de manera decorativa y las ponéis en el centro de la mesa.
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
También podéis usar algún tipo de fruta o verdura (una patata por ejemplo), partirla por la mitad, envolverla en papel de aluminio y pinchar allí las flores en forma semiesférica, tapando la patata.
Lo colocáis en una pequeña fuente o plato como centro de mesa.
Fresas con nata en forma de ramo de rosas
Fresas con nata en forma de ramo de rosas

¿Qué os a parecido esta receta? ¿os apetece hacerla? ¿habéis comido alguna vez algunas fresas con nata en forma de ramo de rosas?

Si deseas leer más artículos parecidos a fresas con nata en forma de ramo de rosas, te queremos recomendar que entres en nuestra categoría de Recetas o Novedades

Esperamos que esta receta deliciosa de fresas con nata en forma de ramo de rosas te sea útil. Compártelo te lo agradecerán! 

¿Conoces otras recetas sobre fresas con nata en forma de ramo de rosas

Danos tu opinión a través de nuestra sección de comentarios.